Y de repente, Hughes!

Quien me conoce sabe que uno de mis temas favoritos de conversación es John Hughes, la generación Brat Pack (pandilla de mocosos) y la revolución mental que para mí supuso vivir a tiempo real todo aquello. Para quien no sepa de qué estoy hablando diré: The breakfast club (El club de los cinco), La chica de Rosa, Dieciséis velas, St. Elmo punto de encuentro, Todo en un día…, también puedo decir  Molly Ringwald, James Spader, Andrew McCarthy, Jon Cryer…

Me declaro absolutamente adicta al universo Hughes, no puedo evitarlo, un universo que, lejos de ser cursi y frívolo, supuso un entrenamiento básico para una adolescencia que se acercaba a mi vida de forma inevitablemente imparable. No veíamos películas de Hughes, asimilábamos un completo manual de supervivencia adolescente.

Corrían los fantásticos años 80, yo era una de esas niñas que siempre tenía en la mano una Barbie con la que iba a todas partes, me fascinaba el cine de terror, la Bola de Cristal y Planeta Imaginario, cosía pequeños vestiditos para mis queridas amigas de plexiglass y dibujaba cómics de ciencia ficción donde un grupo de mujeres extraterrestres invadía el planeta absorbiendo la mente a todos los hombres para utilizarlos como esclavos…

Por aquel entonces no tenía ni idea del torbellino emocional al que iba a tener que enfrentarme en poco tiempo. Con 10 y 11 años solo pensaba en destacar en el colegio, dibujar, ver películas de terror con mi madre y pasar las vacaciones yendo al cine de verano viendo sesiones dobles de pelis como Piraña, Tiburón, La recluta Benjamín o La huída del Bronx…

Y de repente, Hughes! Y La vie en rose ….

La primera película de Hughes que ví fue La Chica de Rosa (Pretty in Pink, 1986), un cuadrado de amor bizarro formado por Andrew McCarthy (el niño bien), Jon Cryer (el outsider gracioso y poco atractivo), James Spader (el perverso y malo revientacunas) y Molly Ringwald (la pretty in pink, outsider, inteligente, nada superficial y de belleza poco explotada…). El objetivo: todas las chicas debían sentirse identificadas con Molly, luchadora, eficiente, muy disciplinada, apenas maquillada, interesantemente sexy aún estando poco desarrollada… era la niña mona que intimidaba por su inteligencia y ponía un tanto nerviosas a las despiadadas animadoras todas ellas venidas de vuelta. Era el caramelo que todo chico deseaba probar, y así era.

Ella se enamoró del chico guapo, pijo, el chico que aún no había decidido de qué bando estaba… y es que en un instituto Hughes el territorio está bien delimitado hasta en el patio de la escuela: pijos guapos con futuro al Norte, outsiders al sur, frikis infradesarrollados al este, animadoras y deportistas al oeste.

Recuerdo la primera vez que vi a James Spader y fue el momento en el que perdí mi virginidad mental, me pareció tan sexy, tan malo, tan vicioso… me puse nerviosa, lejos de interesarme por Andrew McCarthy, caí en las redes del seductor malintencionado que te mira con fuego en los ojos y te dice sin palabras: “voy a acabar con tu reputación… y con tu virginidad” qué flash, qué tentador puede ser el lado oscuro, qué sensación debe sentirse en brazos de un tío tan malintencionado y vicioso, tan guapo, tan bien vestido… estar en los brazos de Spader en una peli de Hughes era como vender tu virginal reputación al diablo social del sexo…

Básicamente en una peli de Hughes te encuentras a todas y cada una de las clases sociales de un instituto de los ochenta, si John no hubiera fallecido e hiciera lo mismo ahora , solo le faltaría retratar al amigo gay (pero para eso ya está Glee, no?).

El cine de Hughes es el primer documento fílmico de la atroz actividad social en un mundo sin redes sociales ni internet, en un mundo adolescente despiadadamente clasista donde el campo de batalla era los pasillos del instituto…

Auténticas luchas de popularidad, algo que se ha vuelto a poner tan de moda, algo de lo que se renegó  tanto en los 90. Yo veía el cine de Hughes como un manual de supervivencia adolescente cuando eres una de esas chicas poco populares que necesitan consejo de un auténtico profesional.

¿El chico que te gusta pasa de ti completamente en el instituto, te ignora y te sientes una niñata al lado de otras chicas que, teniendo tu misma edad, usan 5 tallas de sujetador más que tú?: receta: Dieciséis Velas.

¿Te sientes una friki incomprendida, crees que no encajas y no sabes hacia dónde ir? : Receta:The Breakfast Club ( El club de los 5).

¿Te avergüenzas un poco de ti y de tu vida y crees que nadie se va a fijar en ti por ser una pobretona que tiene que coserse su propia ropa y que tiene que explicar por qué no tiene representación en las reuniones de padres del instituto…?: Receta: La chica de Rosa.

¿O tal vez sales con  el chico más popular del instituto y te encanta la aventura, hacer novillos, y sexo táctil, aunque luego siempre sacas unas notas bestiales?:Receta: Todo en un día.

En las películas de Hughes el mensaje siempre era:

–           Ser auténtico es mejor que ser popular

–           Si tienes que  (o puedes) elegir , quédate con el bueno

–           Tranquila, el chico de tu vida al final se fijará en ti

–           Estudia, estudia, estudia… el instituto no dura eternamente y después la batalla de los pasillos del instituto sale al mundo real.

–           Las chicas muy desarrolladas (véase Carol en dieciséis velas) que se acuestan con un montón de chicos con 16 años, acaban siendo madres precoces frustradas …

–           Hughes no te dice, espera hasta el matrimonio, Hughes te dice, espera al menos a que te guste realmente el chico con el que te acuestes por primera vez…

–           No juzgues, y aunque inevitablemente serás juzgado… no juzgues.

El cine de Hughes estaba especialmente diseñado  para el sector inadaptado de la sociedad adolescente de los 80 evitando así muchos deseos de destrucción, te hacía sentir acompañado en un mundo de despiadada lucha por la popularidad, en un terreno donde si no llevaban marcas de ropa populares eras un “ Less than Zer*.

El cine de Hughes te animaba a ser paciente y a tener esperanza forjándote un fututo Do it yourself“ y te susurraba al oído “espera porque tu momento no ha llegado aún” y proclamaba: “ los loosers y nerds de hoy serán los triunfadores del mañana”, aunque las dos grandes películas que cerraron la generación Brat Pack dejaran entrever que no siempre esta regla se cumplía… (“Less than Zero”, Marek Kanievska 1987 y “St. Elmo, punto de encuentro” Joel Schumacher 1985)

Hughes apostaba por un futuro de emprendedores made in USA, se quedaba del lado de los asmáticos, de las chicas con corsé ortopédico, de los súpersalidos graciosos, de los macarras con sentimientos, de los niños bien con corazón…  se quedaba al lado de “los que sobran” en toda fiesta de fin de curso.

Todo un universo digno de estudio generacional, emocionante, estético, nostálgico, mágico, precoz y terapéutico…

Aquí os dejo algunas joyas que todo “ex-estúpido mocoso” debe ver:

Pretty in pink (La chica de rosa, escrita por John Hughes en 1986): para outsiders femeninas con talent y familia desestructurada.

The Breakfast  Club (El club de los cinco, escrita y dirigida por John Hughes en 1985): la peli que unió a outsiders, macarras, pijas, siniestras y deportistas rebeldes de los 80

Ferris Bueller´s  Day off (Todo en un día, escrita y dirigida por John Hughes en 1986): para triunfadores de extrarradio

Class (L. John Carlino, 1983): precocidad emocional y tension sexual adolescente.

Less than Zero (Golpe al sueño americano, Marek Kanievska , 1987): la cruda realidad tras el tupido velo del sueño americano

St. Elmo´s Fire (St. Elmo, punto de encuentro, Joel Schumacher, 1985): la cruda realidad tras el tupido velo del yuppie americano

Weird Science (La mujer explosiva, escrita y dirigida por John Hughes en 1985): para frikis pajilleros con encanto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: